Apoyemos al Frente de Izquierda como única alternativa de independencia política de la clase trabajadora

Carta de la Juventud del PTS a La Mella, CAUCE, Prisma y a toda la “izquierda independiente”A diez años de las jornadas del 2001 que vía la intervención de las masas cuestionaron al régimen político de conjunto, está claro que la proscriptiva Reforma Política impulsada por el Gobierno (y votada por radicales y peronistas) pretende relegitimar de manera reaccionaria un régimen político decadente que había quedado en ruinas. Intentarán restablecer el viejo bipartidismo de la UCR y el PJ, borrando del mapa a las expresiones que levanten una política de independencia de clase, y tratando de imponer la idea de que a la izquierda del kirchnerismo “hay una pared”. La Reforma Política es un intento también de barrer de cuajo todo destello del 2001.
Las organizaciones que nos reclamamos de izquierda, incluidos quienes se reclaman de la “izquierda independiente”, tenemos por delante la inmediata tarea de derrotar la maniobra del Gobierno, que es estratégica para nuestros enemigos de clase, que aún no han logrado recomponer a fondo las instituciones del régimen. Tenemos que defender el derecho democrático de los luchadores obreros y populares, y de las organizaciones de izquierda y su juventud, a tener una voz independiente en las elecciones de octubre, que es el principal escenario de lucha política nacional de este año. Esta pelea es estratégica para todos aquellos que nos proponemos ser una alternativa a las variantes patronales, y sin dudas estaremos en mejores condiciones para las batallas por venir si triunfamos.

¿Por qué el Frente de Izquierda y de los Trabajadores?

El acuerdo político entre las fuerzas que integramos y las que adhieren al FIT, que no estamos exentas de debates y diferencias internas, potencia la voz independiente de los sectores clasistas del movimiento obrero y de la juventud combativa. Tenemos la oportunidad en estas elecciones de dar a conocer nuestras experiencias de combate contra las patronales, el Estado y la burocracia sindical, a la vez que mostramos en todos los rincones del país el ejemplo de los jóvenes que militamos en defensa de la educación pública, junto a los trabajadores, como Mariano Ferreyra, o como nuestros compañeros y compañeras de la Juventud del PTS perseguidos judicialmente por estar en cada una de sus batallas de clase. El Frente de Izquierda y de los Trabajadores también es la única opción política que puede expresar la militancia juvenil por la transformación social, ésa que no vive de las migajas del Estado.
¿Acaso todos los que nos reivindicamos de izquierda no tenemos que defender el derecho a levantar una voz en estas elecciones que denuncie el giro a derecha del Gobierno, a su burocracia patotera y asesina, que exija el derecho a la tierra de los Qom, que hable sobre Soldati y la crisis habitacional que destapó? ¿Quién sino va a expresar a las alas combativas del sindicalismo de base que se extiende en cada fábrica, empresa o servicio? ¿Por qué no pueden expresarse las voces de los obreros de Zanon, de Kraft y del Roca? ¿Quién sino va a expresar la lucha de miles de jóvenes en defensa de la educación pública? ¿Quién va a hablar de los cuatro mil procesados por luchar? ¿Y de los pibes que mueren por gatillo fácil a manos de la policía? Dejar que callen en estas elecciones las voces de la izquierda y de los trabajadores le da más espacio al Gobierno para apropiarse de nuestras banderas, mientras profundiza su giro a derecha, contra los que luchan, contra los piquetes y las huelgas.

Abrir el debate

Pero de lo que se trata, por lo menos para nosotros, no es de conseguir simplemente apoyos pasivos. El llamado a votar al FIT sería un paso muy importante, y seguramente muchos compañeros a título personal lo harán, más allá del pronunciamiento o no de su organización. Pero para dar esta gran batalla política y lograr conquistar una “porción del terreno del enemigo”, el apoyo tiene que volverse activo, porque la campaña no puede reducirse al terreno superestructural, un espacio que es necesario conquistar pero insuficiente para los objetivos que nos planteamos. Por eso queremos impulsar de forma activa y militante esta campaña en conjunto con todos los estudiantes, docentes, trabajadores y agrupaciones que se reclamen independientes de los partidos patronales, además de las organizaciones que formamos parte del FIT, organizando comités de base abiertos del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, que sirvan para organizar democráticamente la agitación de esa lucha política que tenemos planteada contra el régimen, pero que además discutan profundamente la política que levanta el FIT, las potencialidades y los límites que consideren que ésta tenga, donde podamos debatir sobre los aspectos programáticos.
A poco de su conformación, el FIT ya ha despertado gran simpatía en sectores estudiantiles y de trabajadores que lo ven como una referencia de independencia de clase. También ha suscitado el apoyo de numerosos trabajadores de la cultura, docentes e intelectuales como Hernán Camarero, Rolando Astarita, Eduardo Grüner, Martín Kohan, Tununa Mercado, Pablo Alabarces, José Villarruel. Otros como Guillermo Almeyra, Claudio Katz y Eduardo Lucita, si bien plantearon sus diferencias con el Frente, llamaron públicamente a votar por el FIT en las primarias y octubre.
Con todas las agrupaciones a las que va dirigida esta carta, y otras tantas que creemos comparten lineamientos parecidos, tenemos diferencias en mayor o menor grado pero consideramos que esto no invalida, si se reclaman independientes, y algunas de ellas clasistas, dar esta lucha política con nosotros.
En el caso de La Mella, al ser parte de la conducción de importantes centros de estudiantes e incluso de la Federación Universitaria de Buenos Aires, tiene la responsabilidad de pronunciarse ante las batallas planteadas, y utilizar esas tribunas en contra de un régimen cada vez más antidemocrático.
En una reciente declaración impulsada por compañeros del PTS de Rosario, decíamos: “Han planteado expectativas en ciertas oportunidades hacia Pino Solanas o han apoyado políticas puntuales del kirchnerismo, sin ver, a nuestro entender, que lo que los K hacen ‘por izquierda’ (que cada vez es menos) actúa permanentemente como cobertura de sus golpes por derecha y su política estratégica de fortalecer un Estado de clase luego de la crisis del 2001”. Por otro lado, pasado ya casi un mes de la constitución del FIT no conocemos aún ningún pronunciamiento público de La Mella o sus aliados, siquiera una mención a la constitución de este frente. En la editorial de la revista del ENEOB (Espacio Nacional de Estudiantes de Organizaciones de Base) señalan que este es principalmente un año electoral donde se diputa poder real, donde se dirime qué ocurrirá la próxima década, y donde ustedes se proponen como alternativa. Si esta es la envergadura del escenario, ¿cómo no tener un pronunciamiento? ¿Y cómo creen ustedes que se puede construir una alternativa real al Gobierno?
Tiene razón Hernán Camarero cuando dice que la posición “de las distintas expresiones intelectuales o estudiantiles de la izquierda independiente no puede ser otra que dar público respaldo al FIT, llamar a votar por sus candidatos en las tramposas elecciones primarias de agosto y en las generales de octubre. El proceso electoral no puede ser ignorado por ninguna tendencia, espacio o individualidad que se dice de izquierda o socialista. El posicionamiento, en este sentido, resulta inevitable e imprescindible.”
¡Abramos el debate!
Del mismo modo con los compañeros del CAUCE, con quienes hoy empezamos a confluir en la necesidad de impulsar de forma democrática procesos estatuyentes en los centros de estudiantes y que se reivindican clasistas, pero con los sostenemos algunos debates. En relación a la consideración que ponían los compañeros sobre el acto en Plaza de Mayo, el mismo de ninguna forma fue convocado en actitud “sectaria, oportunista y electoralista”, sino que a él adhirieron y convocaron decenas de organizaciones y numerosos intelectuales que apoyan la constitución del Frente. Además, el micrófono fue puesto a disposición de los únicos sectores en lucha de relevancia nacional que no forman parte del FIT, como los Qom y los petroleros de Santa Cruz.
La constitución del FIT, lejos de ser oportunista, para el PTS es continuidad de los acuerdos electorales principistas que hicimos en 2007 y 2009 con IS y el MAS, de los que el PO venía negándose a participar. Por otro lado, en ningún momento el CAUCE nos llamó a reuniones para organizar un acto en común, participando desde hace años en los actos en Plaza Lorea junto a Pianelli, quien hoy es el aliado de Yasky en el Subte. Los compañeros del CAUCE que saludan la experiencia unitaria, ¿van a llamar a votar e impulsar el FIT? ¿Van a promover el apoyo activo a esta campaña contra la proscripción? Por otro lado, con los compañeros de Prisma queremos también abrir el debate, ya que en su última publicación hacen mención a la constitución de una “lista única de la izquierda” diciendo que: “En definitiva, se hace un esfuerzo por entrar en la ‘reforma proscriptiva’ y poder aportar un candidato de izquierda en las elecciones presidenciales, terreno de disputa donde claramente la correlación de fuerzas es abismal. La conveniencia o no de ello en una elección que se avizora como plebiscitaria del kirchnerismo será objeto de debate de las corrientes en los próximos meses”.
Creemos que no puede valerse de este tipo de argumentos para no pronunciase por dar una batalla política. Las simpatías que despertó el FIT en este tiempo demuestran lo acertado de los esfuerzos realizados por las corrientes que lo integramos, en función del objetivo de vencer la proscripción como decimos en la presente carta, y que se exprese una alternativa por la independencia de clase. Por eso los llamamos a tomar partido.
Llegar con las ideas de la izquierda a millones de obreros y estudiantes, desnudando las falsas promesas y los dobles discursos del gobierno y todas las variantes patronales, es la mejor forma de prepararse, junto con la participación en las luchas como lo venimos haciendo, para la situación que se va a abrir después de octubre que, como lo anticipa CFK en sus discursos, va a ser de mayor ataque a la acción directa, al movimiento obrero y a todos los sectores populares. Nuestra intervención electoral apunta a preparar futuras luchas y una alternativa política de los trabajadores.
Nos hemos propuesto como tareas en esta situación la construcción de una juventud revolucionaria de estudiantes y trabajadores que contribuya a la puesta en pie de una corriente clasista en el movimiento obrero alrededor del periódico Nuestra Lucha y que agrupe a cientos de compañeros en fábricas y universidades para dar una batalla política por la independencia de clase en estas elecciones.

Los llamamos a abrir pública y democráticamente estos debates, para alentar también la discusión y deliberación en el seno de las organizaciones estudiantiles como lo son los centros de estudiantes y la Federación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Declaraciones, Política, Universidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s